-->

martes, 14 de octubre de 2014

"El circo de la noche". Abrimos cuando anochece. ¿Te atreves?

Título: El circo de la noche

Título original: The night circus

Autora: Erin Morgestern

Idioma original: inglés

Editorial: Planeta

Año de publicación: 2012

Páginas: 568

Sinopsis: El circo llega sin avisar. No viene precedido de ningún anuncio, no se cuelga cartel alguno en los postes o vallas publicitarias del centro, ni tampoco aparecen notas ni menciones en los periódicos locales. Sencillamente está ahí, en un sitio en el que ayer no había nada. Abre sólo de noche y no es un circo cualquiera… Le Cirque des Rêves, pues ése es su nombre, es en realidad el escenario de una feroz competición: un terrible duelo entre dos jóvenes magos, Celia y Marco, entrenados desde pequeños para este propósito; un desafío que sus entrenadores llevan preparando desde hace años. Lo que no saben, y pronto descubrirán, es que éste es un juego mortal en el que sólo puede haber un vencedor. Un precio muy alto para dos jóvenes que acaban de descubrir el amor, un amor mágico y profundo que ilumina todo lo que tocan. Pero la partida debe continuar, y Marco y Celia sólo podrán confiar en el destino…


Los circos son lugares que se me antojan repletos de magia y de misterio a la vez. Desde pequeña he sentido fascinación por estos rincones hechos de luces y risas de niños y el aspecto tan suculento que nos ofrece Le Cirque des Rêves hizo que me decantara sin pensarlo dos veces por adquirir este libro. El halo enigmático que le precede y le envuelve es suficiente para que el más intrépido lector tome en consideración fundirse con sus páginas y yo no podía ser menos.

Nosotros nunca conocemos el circo del todo. Vamos obteniendo retazos de información que nos transmiten sus visitantes, sus integrantes, las crónicas de prensa. Pero no siempre están completos, pues cada uno lo mira con distintos ojos. Lo que sí que sabemos con certeza es que aparece de la nada, se instala a las afueras y pronto el rumor de su aparición recorre las calles con la rapidez de la pólvora. Los ciudadanos ansían contemplar sus carpas raídas por el tiempo pero de evidente monocromía: los colores negros, blancos y las gamas de grises cubren al circo y a sus habitantes.


Abrimos cuando anochece. Cerramos cuando amanece.


Es un circo aparentemente normal aunque la atracción que ejerce sobre aquellos que cruzan sus puertas es más que evidente. Traspasar sus cortinas de cuentas y sus verjas de hierro nos introduce en un cuento de hadas donde lo imposible se torna real ante nuestra atenta mirada. Los sueños se transforman en verdad.

Lo que sus asiduos visitantes no saben es que detrás del espectáculo se oculta una batalla entre dos magos que han sido preparados para ella por sus mentores desde su nacimiento. No hay reglas, no hay parámetros que seguir. Solo tienen que ganar a su oponente. Tienen que demostrar al otro su superioridad en una lucha en la que se decidirá su destino.


"-La diferencia entre contrincante y compañero es una cuestión de perspectiva -sigue Tsukiko-. Lo miras desde otro lado y la misma persona puede ser ambas cosas, ninguna o algo completamente distinto. Es difícil saber cuál es el verdadero rostro. Y, además de tu contrincante, hay otros muchos factores a los que debes hacer frente."


La densidad del libro y las dificultades para seguirlo al principio debido a los constantes cambios de fechas, personajes y situaciones, se ven opacadas por la impresionante trama que se desarrolla con múltiples ramificaciones que se van entrelazando. La autora con su pluma juega a su propio espectáculo de ilusionismo: vemos lo que ella quiere que veamos. A través de Celia, Marco y el resto de personajes que engrosan El circo de la noche, nos introducimos casi sin saberlo en el ocultismo que se genera a lo largo de toda la novela.


"La gente ve lo que quiere ver. Y, en muchos casos, lo que le dicen que ha de ver".


"...De cómo se sintieron al cruzar bajo una cortina de estrellas y encontrarse, de repente, en un cuento de hadas."

La narración es muy dinámica y se alterna no solo entre las distintas piezas del rompecabezas, sino entre un narrador omnisciente que le corresponde a estas y otro que nos interpela directamente a nosotros, invitándonos a colarnos en este juego de contorsionistas, adivinos y espejos. Paseamos entre las diversas carpas y los pasillos que desembocan, sin excepción, en círculos concéntricos, atentos a todo, mirando asombrados las maravillas que aquel lugar onírico encierra. Nos encontramos igual de asombrados que el resto de espectadores y compartimos con ellos la incertidumbre.


"Ese ese, en parte, el motivo por el que hoy hay menos magia en el mundo. Al fin y al cabo, la magia es secreta, y los secretos son mágicos. Llevamos muchos, muchos años enseñando magia, compartiéndola y haciendo cosas aún peores. Al escribirla en elegantes libros que con el tiempo se cubren de polvo solo la hemos hecho menguar, la hemos ido privando poco a poco de su poder. Tal vez fuera ineludible, pero no inevitable. Todo el mundo comete errores". Wigdet.


Asimismo, el relato alterna entre los distintos personajes que forman el elenco principal por lo que tenemos la oportunidad de ver por los ojos de todos y comprobar así la visión particular que tiene cada uno de estos sobre el circo. Esto se ve claramente ejemplificado en las diversas carpas que lo conforman, pues cada vez se van añadiendo mas y es tal la multiplicidad que, por mucho que el lector crea conocer perfectamente cada rincón que conforma el aglomerado circense, siempre nos deparará alguna sorpresa. Somos un poco como los reveus, apodo con el que se autodenominan los aficionados del circo cuya pasión por este llega tan lejos que incluso se dedican a seguirle de ciudad en ciudad para perderse los menos espectáculos posibles. Creen conocer todo el circo hasta que aparece algo nuevo.

Como he comentado, el punto de vista va alternando entre los diferentes personajes que engrosan el libro, por lo que a veces somos Celia, a veces Marco, a veces otros artistas del circo (en especial los gemelos Murray, Tsukiko la contorsionista o Isobel la adivina) o a veces somos Bailey, un chico modesto y cuya vida está atada a los viñedos y la granja de sus padres sin más perspectiva de futuro que esa, hasta que llega el circo. Este jovenzuelo es un personaje muy importante en la trama, pero no os desvelaré nada más.

La historia se desarrolla a través de los años. Conocemos a los protagonistas cuando son pequeños (Celia tenía 6 años y Marco un poco más) y avanzamos con ellos hasta su desenlace, hasta la treintena aproximadamente. Así pues, vivimos de primera mano su evolución, su madurez y, como no podía ser de otra forma, su progresivo amor, el cual les hará replantearse muchas cosas como el por qué de ese duelo inútil y el afán de librarse de él y tener la libertad de elección, algo de lo que se les privó en el instante mismo en el que sus padres decidieron embarcarles en esta batalla mágica sin fin.


Aquí tenemos a los gemelos Poppet y Wigdet. Son mis personajes favorito del libro y, aunque al principio no tienen gran importancia, la van adquiriendo a lo largo de la novela. Os sorprenderán gratamente.


En esta novela coral, Morgestern nos adentra en el mundo de los personajes que necesitamos para comprender el complejo engranaje sobre el que se basa Le Cirque des Rêves, cimientos que deben ser sólidos y estar bien construidos para que la maravilla pueda fluir y atraparnos tanto o más como a los visitantes que pasean por sus caminos y escenarios monocromáticos, pero llenos de luces y magia.


¿Debería leerlo?

Aunque el libro me ha encantado, el hecho de que la narrativa se suceda constantemente entre los personajes y los años confunde bastante al principio, sobre todo por el hecho de no saber con certeza en qué punto temporal estás. A pesar del dinamismo del que hemos hablado, sigue siendo un libro denso y que puede llegar a hacerse pesado y repetitivo en lo que al duelo mágico se refiere, si bien es cierto que este constante cambio de perspectivas a parte de complejo y a veces confuso, también le dota de cierta amenidad. Pero insisto en que esa confusión se siente sobre todo al principio, según seguimos leyendo nos adentramos mejor en la mecánica por la que se rige. Es una novela enigmática, inesperada, irreal. Siempre nos sorprende y cuando creemos haber desentrañado alguno de sus misterios, la autora nos recuerda que el circo es demasiado grande y sujeto a transformación como para que ese sea posible. En definitiva, recomiendo esta novela, os enganchará y os ilusionará a partes iguales, aunque, desde luego, tened en cuenta de que aunque sea entretenida de leer, no es precisamente ligera.


Os dejo el booktrailer.

6 comentarios:

  1. ¿He habldo de circos hace poco? ¿Me han recomendado este libro?
    Me siento muy rara, porque tengo la sensación de que me han hablado al respecto, pero no lo sé.
    En fin, tiene muy buena pinta, me lo apunto como pendiente.
    ¡Un besín!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien pero para leértelo cuando tengas tiempo y con relativa calma. Muy recomendable, espero que te animes con él y que te guste mucho :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  2. Ohayo!!

    lol un circo ... cada vez que leo algo de circo me recuerda a kuroshitsuji XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también pensé mucho en Book of Circus al escribirla jaja. ¡Gracias por comentar!

      Eliminar
  3. Hola!!
    Me parece que me he topado con él en alguna ocasión en alguna librería y siempre me ha seducido bastante, aunque sólo fuera por esa portada! :)
    Asi que muchas gracias por la reseña, sin duda quería leerlo, pero después de tu reseña lo compraré en breves!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La portada es sin duda maravillosa pero la sinopsis más si cabe :) Un placer traeros la reseña, me alegra haberte convencido para comprarlo y leerlo. ¡Espero tus comentarios al respecto! Un saludo <3

      Eliminar