-->

lunes, 7 de septiembre de 2015

"Pim, pam, pum... amor" Nick Spalding

¡Segunda y última reseña escrita desde la playa! Mi mejor lectura del verano, sin lugar a dudas.


Título: Pim, pam, pum... amor

Título original: Love From Both Sides

Autor: Nick Spalding

Idioma original: inglés

Editorial: Temas de hoy

Año de publicación: 2013

Páginas: 316

Sinopsis: Jamie Newman y Laura McIntyre son un par de jóvenes que han perdido toda esperanza de encontrar el amor. Tras una larga y desastrosa sucesión de citas hilarantes que nunca salen bien, de decepcionantes encuentros a ciegas y de conocer a estrafalarios personajes, han dejado de creer en la existencia de su media naranja... hasta el día en el que se topan el uno con el otro. Pero incluso las citas con la persona adecuada pueden convertirse en un cúmulo de situaciones ridículas y disparatadas...

¿Qué pensarías si estás a punto de atropellar a la persona perfecta para ti? ¿y si, aun así, esta accede a tener una cita contigo? ¿Qué sucedería si en esa primera cita sufrís una repentina y virulenta intoxicación alimentaria y en la casa solo hay un cuarto de baño? ¿Y si, por equivocación, vais a ver una sórdida película porno en vez de una de acción?

Pim, pam, pum... Amor es una parodia romántica para todo aquel que sabe cuán peliaguda -y a veces ridícula - puede llegar a ser la búsqueda de la persona adecuada.



¡Hola, hola! ¿Cómo va el veranito? Esta es la segunda reseña que escribo en la playa y que vosotros leeréis cuando la publique a mi vuelta (en septiembre más o menos, imagino). En esta reseña voy a hablar sobre un libro simplemente maravilloso, una enorme sorpresa cuya existencia desconocía. Conocí Pim, pam, pum, amor gracias al blog Fiebre Lectora. En concreto, una de las administradoras lo mencionó en un vídeo de su canal de Youtube y se la veía tan emocionada con esta novela y la recomendaba tanto que no pude más que hacerla caso, sobre todo teniendo en cuenta la fiabilidad de los criterios de estas chicas. El libro de Spalding ha supuesto una gran revelación pues no conocía ni el título ni a su autor y la opinión de este vídeo que os menciono era mi única referencia. Bendita referencia.

Me arrellano en mi silla moviendo una mano con un gesto de indiferencia que me da un aire desenfadado, según creo yo, pero que en realidad me hace parecer descaradamente homosexual, según el resto del mundo.

Los lectores estamos acostumbrados a un tipo de amor muy concreto, ya sea en novelas juveniles, novelas románticas o novelas que no son de estas temáticas pero que incluyen el romance en su cóctel para ofrecernos una obra "atractiva". Las relaciones que menciono pueden ser en ocasiones forzadas, rápidas, poco creíbles, empalagosas, con personajes y actos demasiado irreales, y, en definitiva, alejada de la realidad más cotidiana. Eso nos hace soñar con el "príncipe azul" que suele ser una mezcla de malote pícaro que defiende a su chica ante el peligro y dulce caballeroso con un toque atento e incluso posesivo y celoso. Esto es, al menos, lo que suele aparecer en los libros que yo frecuento.

Ahora bien, si buscáis esto en Pim, pam, pum, amor, no podéis estar más equivocados. Esta historia nos da una dosis de realidad. Nos habla de hechos que pueden ser perfectamente verídicos y comprobados en nuestra vida diaria y que si bien a veces nos pueden resultar exagerados con tal de mover la risa del lector, nunca sobrepasan la credibilidad.

Esta obra está dividida en dos personajes, Jamie Newman y Laura McIntrye. Jamie nos habla desde un blog que publica en internet mientras que Laura le escribe un diario a su madre fallecida. Ambos nos relatan sus vidas amorosas. Han sido desdichados en el amor y por mucho que intentan conocer gente nueva y encontrar a su media naranja, parece que el universo se ha confabulado en su contra.

Después de sus aventuras fallidas, coinciden varias veces sin ser conscientes el uno del otro, hasta que un día Laura casi le atropella con una casita de muñecas gigante. Y ahí empieza su historia. De una manera más bien poco convencional, ¿eh?

El trauma de la penosa ruptura con Carla me quitó las ganas de conocer a nadie emocional e intelectualmente, pero, claro, cualquiera le dice eso a mi insensato pene.

Su relación también está marcada por la "tragedia", no os vayáis a creer. Eso es lo que me gusta de este libro, que no te lo presenta como un cuento de hadas que cualquiera desearía vivir. Te presenta el amor como es, una sucesión de hechos que no siempre son idílicos, sino que pueden ser ridículos, divertidos, vergonzosos. Esa es la magia de una pareja o de dos personas que se gustan, el tener que afrontar estas situaciones, algo que les puede unir más o separarlos. Pero que da cierto juego.

La sensación de realismo también viene apoyada por el lenguaje un tanto soez, de la calle, con que se expresan los personajes en sus respectivos diarios. Son directos, sinceros y sin tapujos, como cualquiera de nosotros cuando escribimos algo tan íntimo que no esperamos que nadie lea. El humor es una mezcla de esta forma de expresión y de los encontronazos surrealistas en los que se ven envueltos, así como con las descripciones tan esperpénticas con las que el autor nos deleita.

Me enorgullece decir que no vomito. Ni tan siquiera cuando mi nariz es atacada por una ráfaga del horrendo aliento que emana de su boca, exquisitamente aderezado con el aroma de siete vodkas dobles con Red Bull. Su lengua se hunde en mi garganta con el afán aparente de lamerme los riñones. Me siento como John Hurt en Alien.

Si tengo que elegir entre Jamie y Laura, me quedo con Jamie. Con él me he reído en cada página, como podéis observar ya que todas las citas que he puesto hasta ahora están sacadas de su diario. Laura también era divertida, pero tenía algo que me hacía leer sus escenas con rapidez para pasar al protagonista masculino, el cual disfrutaba mucho más.

El ser taciturno con acné detrás del mostrador emplea unos segundos en decidir si cobrarme la planta de plástico o no, hasta que decide que probablemente Primark no se ha expandido al sector horticultor y empieza a pasar el resto de las mercancías por el código de barras y a embolsarlas.
-Serán setenta y seis libras, por favor, señor -dice con el tono de quien está harto de la vida.


Nunca he visto a nadie sufriendo un ataque epiléptico mientras es electrocutado simultáneamente con una picana, pero fijo que sabría coordinar mejor que el pobre borrachín de Martin. El chico hace un curioso movimiento espasmódico de caderas, acompañado de una agitación de brazos como si estuviera dirigiendo el tráfico en medio de un huracán. Estoy segura de que está rompiendo como mínimo dos leyes fundamentales de la física, pero no acabo de decidirme por cuales.

El libro es muy dinámico debido al cambio de perspectiva constante. Jamie escribe una entrada del diario y Laura otra. Nunca se solapan. Cuando comienzan a salir, a pesar de relatar sus citas no lo hacen de la misma forma y, en ocasiones, ni siquiera aludiendo a lo mismo, lo que le da agilidad y dos puntos de vista distintos. Está bien estructurado y los protagonistas son complejos, con trasfondo, con personalidad y una gran dosis de realidad.



¿Debería leerlo?

Por supuesto. Si te gusta pasártelo bien y divertirte con una lectura, Pim, pam, pum, amor es indispensable para ti. Ha sido una gran sorpresa inesperada y lo he disfrutado a más no poder. Me he reído tanto con él que mi novio no dejaba de mirarme como si estuviera loca. Le leí incluso un par de escenas y le encantaron. Espero que os animéis y lo apuntéis como novela obligatoria porque es maravilloso.





2 comentarios:

  1. Se ve muy bueno :D
    Y pues no conocía tu blog pero me ha gustado mucho y ya te sigo ♥ Y si gustas, me encantaría igual invitarte a pasar por el mío.
    Besos y nos estamos leyendo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Chester! Muchas gracias por pasarte y comentar. Ahora mismo me paso por el tuyo, un beso <3

      Eliminar