-->

martes, 1 de diciembre de 2015

"Mil lugares donde encontrarte", Claudia Gray

Título: Mil lugares donde encontrarte (#1)

Título original: A Thousand Pieces of You

Autora: Claudia Gray

Idioma original: inglés

Saga: Firebird

Editorial: Montena

Año de publicación: 2015

Páginas: 368

Sinopsis: Los padres de Marguerite Caine son genios de la física que por fin han podido demostrar la existencia de mundos alternativos: han inventado el Pájaro de Fuego, un colgante que permite saltar de una realidad a otra. Un día, el padre de Marguerite aparece muerto. El asesino, su joven y enigmático ayudante, Paul Markov, huye a otra dimensión con los datos de la investigación y el prototipo del Pájaro de Fuego. Marguerite no puede permitir que escape de la justicia, e iniciará su persecución a través de mundos cada vez más distintos al nuestro: un Nueva York futurista, la vieja Rusia imperial, una ciudad bajo el océano... Cada vez que Marguerite encuentra a Paul, duda de que sea realmente el culpable de la muerte de su padre y comienza a sospechar que el destino está enlazando sus vidas. ¿Pero puede confiar en Paul o su historia de amor está destinada a terminar siempre en traición?




Madre mía. M-a-d-r-e m-í-a. Estoy escribiendo esta reseña nada más haber terminado el libro, algo poco habitual en mí ya que la pereza siempre me puede. Pero los feels me desbordan y necesito hacerlo. Desde que Claudia Gray me conquistó con su saga Medianoche, se ha convertido en una de mis escritoras favoritas, algo que corroboré tras leer Aguas oscuras y que he reafirmado con Mil lugares donde encontrarte. Y esa portada, por favor, es PRECIOSA.

Marguerite es una chica normal viviendo en una familia de genios. Su talento para el arte y la pintura no tiene nada que ver con sus padres, maestros en física, su hermana Josie que está destinada a seguir su estela y Paul y Theo, los dos ayudantes de sus padres, igual de inteligentes y que son parte de la familia. Su tranquila y curiosa cotidianidad se rompe cuando su padre es asesinado. El principal sospechoso es Paul, que además ha desaparecido, y el motivo el Pájaro de Fuego, un colgante que permite a su usuario viajar entre dimensiones.

Theo le enseña a Marguerite que a pesar de que Paul ha huido con el prototipo, él cuenta con otros dos dispositivos descartados que ha logrado reparar. Ante este golpe de suerte, ella no lo duda y se dispone a seguir al traidor allá donde vaya para averiguar qué ha ocurrido y hacerle pagar por el dolor que ha causado.

Así pues, junto a Theo, seguirá a Paul hasta un Londres futurista. Su primer encontronazo con él hará que su convicción se debilite y que dude acerca de su culpabilidad. ¿De verdad Paul, un chico al que conoce, o cree conocer, desde hace tanto tiempo y tan unido a su familia, podría haber asesinado a su padre a sangre fría? Nosotros comenzamos con una fe ciega en que el callado y siempre distante Paul es capaz de eso. Pero mientras le descubrimos a través de los ojos de Marguerite, sus dudas son nuestras dudas.

Al principio, salta de una dimensión a otra buscando respuestas, un por qué y la verdad mientras Theo la sigue a la zaga, dispuesto a mantenerla a salvo y ayudarla en todo lo que puede. Pronto se percatará de que hay algo más que la empuja a ir tras Paul, más complejo, que palpitaba en su pecho sin que ella lo supiera. El triángulo amoroso me tenía en vilo, pues para mí había un claro ganador, pero no se decidía. Ambos chicos habían sido importantes en su vida de una manera u otra y por los dos albergaba sentimientos que ni ella misma era capaz de percibir.

Será su "aterrizaje" en la Rusa Imperial, en la piel de la hija del mísmisimo zar Romanov, el que desencadene una confianza inusual por el teniente Markov (Paul), lo que le permitirá reflexionar sobre los datos que ha obtenido hasta ahora y que quebrará definitivamente su convicción.


Los recuerdos duelen, y lo odio, odio que los buenos recuerdos se hayan convertido en algo doloroso.


Tengo tantas cosas que decir de esta novela que no sé por dónde empezar. Gracias a este salto interdimensional, Claudia Gray ha podido explorar varios espacios, como el Londres futurista, la Rusa Imperial (mi favorito) o una realidad donde la mayor parte de los continentes han quedado anegado por el agua y han construido una especie de ciudades subacuáticas. Sus descripciones de estos lugares han sido precisas, maravillosas y no ha necesitado grandes parrafadas para conseguir que nos metamos de lleno en el nuevo mundo que tanteamos en la piel de Marguerite. Estas localidades están perfectamente dibujadas e integradas.

Las explicaciones científicas relativas a las distintas dimensiones han sido sencillas y accesibles. Estaba convencida de que me iba a perder en un tema tan embrollado, y más teniendo en cuenta que partíamos de la base de que los padres de la protagonista son unos cerebritos en física, por lo que esperaba que sus diatribas fueran complicadas y me quedara con cara de no entender un pimiento. Pero una vez más, la autora nos sorprende y nos ofrece unos razonamientos del Pájaro de Fuego y su funcionamiento comprensibles y para nada enrevesados.

Continuemos con los personajes. Nos encontramos a una protagonista decidida, valiente, extrovertida, que antes de cometer una locura la medita (es decir, no se tira a lo loco a la aventura a ver qué pasa), que experimenta una clara evolución a lo largo de la novela. La personalidad de Marguerite me ha gustado mucho, en especial porque es una persona reflexiva y cuidadosa con los sentimientos de los demás. En cuanto a los chicos, no quiero dar nombres porque son los que más nos sorprenden, en los que Claudia Gray hace más vueltas de tuerca. Ninguno es lo que aparenta, nos provocarán desconcierto en ocasiones y nos harán dudar una y otra vez, igual que le sucede a Marguerite. Uno de ellos se quitará la coraza y mostrará su verdadero ser, un chico dulce, atento, cariñoso, con un corazón enorme y, no os voy a mentir, que me ha enamorado por completo; mientras que el otro es más de lo que parece y esconde secretos inpensables. Retomando el triángulo amoroso que comentaba al principio, el romance que surge entre Marguerite y X ha sido impresionante, emotivo, desgarrador y que me ha hecho llorar.


No he mentido cuando he dicho que no creía en el amor a primera vista. Hace falta tiempo para enamorarse verdaderamente de alguien. Sin embargo, creo en los momentos. Ese momento en que vislumbras qué hay verdaderamente en el interior de alguien y ese alguien vislumbra qué hay verdaderamente en tu interior. En ese momento, dejas de pertenecerte, al menos por completo. Una parte de ti le pertenece a él y una parte de él te pertenece a ti. Después, ya no puedes recuperarla, por mucho que quieras o lo intentes. 


La pluma de la autora es tan impecable, sencilla y emotiva como siempre. Es un placer leer a Claudia Gray, tanto por las historias tan increíbles que teje como por su estilo fluido y ligero y la simplicidad con la que llega al lector.


¿Debería leerlo?

Mil veces sí. Es una novela preciosa, con unos lugares, una trama y unos personajes bien trazados. Sí es cierto que no hay mucha acción, pero hay que tener en cuenta que es un libro introductorio y que, en realidad, eso no es lo que prima ni lo importante.



2 comentarios:

  1. Yo solo he leido Aguas oscuras de la autora, y me encantó, así que le tengo muchisimas ganas a este. Me alegro que te haya gustado y hecho sentir tanto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues no dudes en leértelo! Es espectacular, un beso <3

      Eliminar