-->

martes, 19 de julio de 2016

"La emperatriz de los etéreos", Laura Gallego

¿Qué tal os ha ido este inicio de semana? ¡Espero que genial! Hoy os vengo con un casi clásico de Laura Gallego que no tiene la apreciación que se merece. Hace poco se editó la edición ilustrada y fue mi excusa para recordar esta maravillosa historia.



Título: La emperatriz de los etéreos

Autora: Laura Gallego

Idioma original: español

Editorial: Alfaguara

Año de publicación: 2008/2016 (edición ilustrada)

Páginas: 312

Sinopsis: Cuentan que, más allá de los Montes de Hielo, más allá de la Ciudad de Cristal, habita la Emperatriz en un deslumbrante palacio....

Así comienza La Emperatriz de los Etéreos, la historia de un viaje y una búsqueda desesperada, que llevará a su protagonista mucho más lejos de lo que jamás había soñado.

Bipa no cree en los cuentos de hadas. No le interesa lo que pueda haber más allá de las Cuevas donde habita su gente. Pero cuando su amigo Aer, fascinado por la leyenda de la mítica Emperatriz, parte en un viaje hacia una muerte segura, Bipa irá a buscarlo, arriesgando su propia vida en un mundo de hielo bañado por la luz de la estrella azul, persiguiendo algo que puede no ser más que una quimera. ¿Existe de veras el Reino Etéreo? ¿Existe algo más allá de la confortable seguridad de las Cuevas? ¿O, por el contrario, no hay más que frío, muerte y oscuridad? 

He perdido la cuenta de cuántos años hace que me leí este libro. Lo que sí recordaba era que me había dejado muy buena impresión y que, a pesar de que me había gustado mucho, no era uno de los libros más conocidos o queridos de Laura, eclipsado, obviamente, por Las crónicas de la torre y Memorias de Idhún. Cuando anunciaron que saldría la edición ilustrada, pensé que me gustaría tenerlo en físico y cuando lo vi, no pude evitarlo. La reelectura fue increíble y no me arrepiento.

Nuba siempre narra leyendas acerca de la Emperatriz, meros cuentos que, aunque a los críos les maravilla y atrae, a Bipa le parecen una tontería ficticia, debido a su carácter pragmático, práctico y racional. Por eso no entiende por qué ejerce tanta fascinación en su hijo Aer. Son simples historietas para entretener a los niños. Nada más. Sin embargo, el día que desaparece, Bipa sabe que ha ido en busca de la Emperatriz y que si ella no parte en su ayuda, nadie más lo hará. Decide abandonar el confortable calor que le proporcionan las Cuevas e ir a por él, adentrándose en la enorme e interminable explanada de hielo, que cubre la Tierra. Por el camino, descubrirá que todas las leyendas se basan en una pequeña verdad y que, quizá, el Reino Etéreo no es tan ficticio como parece.


Parte de una trama sencilla pero cargada de magia, como característica inmutable de Laura. Las heladas, tormentas de nieve y escasez de alimento no echarán a Bipa para atrás, pues seguirá adelante con su inquebrantable tenacidad. Llegará a ciudades majestuosas y tan maravillosas que nadie creería de su existencia a menos que las vieran con sus propios ojos. Sorteará toda clase de peligros, acompaña siempre por su fiel muñeco de nieve, el cual ha creado gracias a un Ópalo cuya capacidad, entre otras, es dotar de vida a seres inertes. Recorrerá la tierra congelada y continuará avanzando sin importar qué, centrada en hallar información que le indique el camino y el paradero de Aer, el cuál se ve empujado por un fuerte deseo de cambiar, convertirse en alguien etéreo y ser un digno súbdito de la Emperatriz.


Es una historia simple pero extremadamente original, habilidad que hace única a la autora y que siempre destaco de sus obras porque es, sin duda, su gran cualidad.

La edición ilustrada es muy bonita, con unos dibujos en blanco y negro que muestran a la perfección las distintas etapas y peligros que Bipa tiene que superar.

Es un libro carente de acción en el estricto sentido de la palabra, ya que aunque pasan ciertas cosas, lo que se nos cuenta es el viaje de la protagonista. Lo más interesante son las etapas por las que tienen que pasar aquellos que desean unirse a la Emperatriz y que Bipa deberá sufrir. Sin embargo, esos cambios no se hacen eficaces en ella puesto que no alberga un verdadero deseo de que dicho cambio se produzca, ya que su único objetivo es recuperar a su amigo con vida. Por tanto, es la primera corpórea que sigue la senda hacia el Palacio Etéreo sin querer ser una más.

El final es inesperado y me ha vuelto a sorprender, pues no lo recordaba. Es sorprenden la capacidad de imaginación que tiene Laura Gallego para crear estos mundos que te dejan con la boca abierta, llevándote a un desenlace que ni siquiera has podido imaginar.


¿Debería leerlo?

Si te gusta esta autora, creo que es obligatorio leer toda su obra ya que nunca decepciona. Eso sí, advertir que esta lectura está destinada a niños a partir de 12 años, por lo que os puede parecer un tanto infantil, además de no ser una de las más conocidas o favoritas entre los lectores de Laura Gallego.





No hay comentarios:

Publicar un comentario