-->

jueves, 29 de septiembre de 2016

"Sueños de piedra", Iria y Selene

Estoy publicando en el blog de siglo en siglo, pero este mes de septiembre ha sido bastante estresante. He comenzado las clases en la universidad y retomado las clases de idiomas, así que mi tiempo es limitado. Encima, la semana que viene empiezo otra vez a trabajar, por lo que mi tiempo será aún más escaso. Además, en alguna asignatura nos han mandado lecturas, por lo que tampoco puedo leer tanto como me gustaría. Ya sabéis que tengo reseñas pendientes desde verano, así que tiraré de ellas, básicamente.



Título: Sueños de piedra

Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Idioma original: español

Editorial: Nocturna

Año de publicación: 2015

Páginas: 573

Sinopsis: Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros. 

Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad. 

En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... y del recuerdo del hombre al que ha matado. 

Érase una vez...



¡Este fue mi regalo de Navidad! ¡Y lo leí en febrero! Y hago la reseña en septiembre porque soy así de estupenda. En realidad, por aquel entonces estaba bastante estresada (como ahora ejem), por lo que dejé la entrada de lado. Pero acabo de terminar Títeres de la magia y no puedo publicar su reseña sin haber traído esta antes. Y aquí estoy.

Confieso que me daba mucho miedo adentrarme en Sueños de piedra. Las reseñas y las notas eran espectaculares, por lo que temía crearme unas altas expectativas y llevarme una decepción. Sin embargo, confieso que dichas expectativas no le hacen justicia, pues es mucho más.

Comienza la historia con el príncipe Arthmael y el anuncio de su padre de que no va a heredar la corona de su reino Silfos. Continúa con Lynne, una mujer fuerte e increíble que lucha día a día por huir de la prostitución que se ha visto obligada a ejercer y que desprecia con todo su ser, pero que le da de comer. Dos personajes opuestos, participantes de dos puntos de vista imposiblemente contrarios, cuyo destino se enlaza sin quererlo. Juntos, para su desgracia, se lanzan a lo desconocido para ayudar al pequeño Hazan (un desastroso y adorable hechicero) a viajar a tierras lejanas y encontrar el antídoto que cure la enfermedad de su hermana. Embarcan en una aventura sin precedentes que jamás imaginaron protagonizar y con una compañía de lo más variopinta. Los tres tendrán que aprender de las personalidades de los otros, de sus puntos débiles y fuertes y forjar un vínculo que se tornará inquebrantable. Por supuesto, no será nada fácil. El fuerte carácter de Lynne y el afán de Arthmael de ligar con ella y mostrarle sus "virtudes" chocarán constantemente, y será el pequeño Hazan quién tenga que ejercer de mediador. Todo ello aderezado con elementos fantásticos y un mundo amplio y mágico que hará las delicias del lector.

Sueños de piedra no tiene una gran trama. Su punto fuerte no es el argumento, porque como veis, se puede resumir en unas pocas líneas (lo que no impide que no sea bueno, ojo). Lo que la hace especial son sus personajes. Están muy bien construidos con un buen trasfondo, destacando, obviamente, a los protagonistas. Seliria (nombre cariñoso con el que sus fans conocen a las autoras) son unas maestras de la caracterización y de la profundización. Los capítulos están divididos entre el punto de vista de Arthmael y Lynne, un aspecto interesante pues nos permite saber qué opinión tienen del otro y acceder a sus sentimientos y pensamientos, algo fundamental para poder comprenderlos.
Las magníficas ilustraciones son obra
de Lenahan Aida <3

Arthmael es un joven que creyó tener el mundo a sus pies, hasta que su padre decidió entregarle el reinado a su hermano bastardo Jacques. A pesar de su posición, es muy querido por el pueblo y más responsable que el propio príncipe, que solo sabe pensar en mujeres y alcohol, lo cual no ayuda a su reputación. Ofendido y humillado, Arthmael decide huir en busca de aventuras como derrotar a dragones y salvar a princesas en apuros para convertirse en alguien respetado y merecedor de la corona. Es un completo idiota (y se comporta como tal) y un verdadero capullo. Y te enamoras de él. Porque su personalidad tiene algo que te impide odiarle. Es el que más evoluciona a lo largo de la novela, experimentando un gran cambio y madurez. Parece un chico simple y descerebrado, sin embargo esconde más de lo que aparenta.

Lynne siguió a Lord Kenan para escapar de la miseria en la que se hallaba. Las promesas bonitas quedaron vacías cuando descubrió que la amabilidad tenía un precio y ese era su cuerpo. Atrapada un burdel, sola y desesperada, traza un plan para huir del infierno y que le conceda lo más preciado: la libertad. Sus intentos se ven frustrados y el desprecio con que es tratada, acentúan sus ganas de luchar. En un forcejo, termina clavándole un cuchillo y ocasionándole la muerte. No está orgullosa de su "hazaña"; sin embargo, aprovecha la oportunidad y escapa con las manos manchadas de sangre y un pasado que desea borrar pero que le atormenta por las noches y le perseguirá sin descanso. Arthmael está acostumbrado a que las mujeres caigan rendidas a sus pies. Lynne está acostumbrada a ser un mero objeto sexual y de maltrato para los hombres que se colaban sin permiso en su cama. A causa de esto, discutirán a menudo. En la crudeza del camino, aprenderán a tratarse y conocer los lados más oscuros del otro.

Como he comentado antes, Sueños de piedra es una novela de personajes. El argumento es interesante, por supuesto; sin embargo es un mero escenario donde desarrollar los miedos, inquietudes e inseguridades de los protagonistas. Se caerán, aprenderán, crecerán, madurarán y reflexionarán acerca de múltiples cuestiones. Hazan descubrirá que el mundo es grande y plagado de oportunidades; Lynne asumirá su oscuridad como una parte importante de su vida con la que convivir y no dejar que le afecte; Arthmael aceptará que un buen príncipe es el que se dedica en cuerpo y alma a su pueblo y que su estatus no es excusa para obtener todo aquello que desea.

Iria y Selene hablan sin tapujos sobre la prostitución y hacen una reivindicación de los derechos de la mujer que es muy necesaria en nuestros días. Especialmente en las novelas juveniles, ya que cada vez vemos más libros en el mercado acerca de relaciones tóxicas romantizadas y situaciones mucho peores. Por eso, estas autoras son un soplo de aire fresco y deberían convertirse en lectura obligatoria. Entonces, ¿por qué no he dado 5/5? Porque a pesar de la perfección de algunos aspectos, en otros flojea.

Me ha parecido un libro repetitivo. Si bien es cierto que la trama no es tan relevante, ha sido bastante lineal. Nos encontramos con determinada aventura, la superamos, vamos al siguiente obstáculo, lo superamos y así hasta casi el final. Asimismo, las reflexiones de los propios personajes giraban en torno a lo mismo una y otra vez. Está bien reivindicar la igualdad, pero cansaba un poco que en cada escena de Lynne se insistiera sobre este tema. Y lo mismo con el resto. Llegaba a aburrir un poco y algunos capítulos se hacían pesados. Por otro lado, me han faltado descripciones del espacio. Las ciudades por las que pasaban parecían semejantes unas a otras, localidades genéricas de los libros de fantasía que no lograban dibujarse en tu mente.


¿Debería leerlo?

Un rotundo sí. Las autoras son fantásticas y visibilizan en sus obras problemáticas que se ven como algo normal en nuestra sociedad. Sueños de piedra no es simplemente una novela, es un conjunto de reflexiones y aprendizajes que interiorizas según lo van haciendo los protagonistas. Eso sin dejar de lado la magia que rebosa, la calidad intachable de su pluma y su capacidad para absorbernos sin que nos demos cuenta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario